sábado, 28 de mayo de 2011

La batalla de Barcelona

“¿Dónde estaban ahora los toros y los toreros? Ya ni en Barcelona había corridas. Por algún extraño motivo, los mejores matadores eran fascistas”.
George Orwell, Homenaje a Cataluña

La carga policial contra los acampaos en Barcelona pue significar un saltu cualitativu pal movimientu 15-M. Por tres razones y media:
1. El movimientu vuelve a facese visible xusto nel momentu en que los medios taben perdiendo interés y cuando paecía que les acampaes podíen desinflase ensin demasiao gastu. Los sucedíos d'esti 27 de mayu, según la lóxica de los medios, reconvierten les acampaes en focos de tensión onde la noticia pue saltar en cualquier momentu y eso garantiza'l so siguimientu mediáticu.
2. La resistencia de los acampaos a la carga policial foi en tou momentu pacífica, hasta superar los límites del sentíu común. Hasta agora'l calter non violentu de les revueltes yera una presuposición que s'afitaba na poca tensión que se vivía nes places ocupaes. Agora ye dalgo constatable, por muncho que Felip Puig s'emperre en negalo.
3. Munchos de los acampaos descubren agora una vertiente de la democracia que desconocíen. Nun ye d'esperar qu'en resultes d'ello radicalicen los sos métodos, pero sí que radicalicen les sos propuestes.
La media razón ye que la reacción golió sangre. Oxalá m'enquivoque, pero pudiera ser que “los indignaos colos indignaos” cayeren na tentación de siguir el camín abiertu pola Generalitat. Nun diba ser la primer vez.

jueves, 26 de mayo de 2011

¿Y los acampaos? ¿Qué opinen d'esto?

Al final va resultar que'l 15-M tien la culpa de too. A lo primero, enantes de les elecciones del domingu, yera la derecha la qu'esprecetaba contra los acampaos, acusándolos de tar al serviciu de Rubalcaba pa propiciar un vuelcu electoral hacia la izquierda. Xente fino d'oyíu, estos d'Intereconomía. Agora ye una parte de la izquierda la que responsabiliza a los “indignaos” del xostrazu del PSOE, como si'l PSOE necesitara ayuda pa espetásela como se la espetó. Los amantes de l'aritmética electoral busquen la proyección del 15-M nos resultaos del domingu y nun la ven per nengún llau, o nun la ven n'Izquierda Xunida, que ye onde esperaben que tuviera. Delles facciones del espectru izquierdista intuyen la mano negra de la CIA y d'Enrique Dans asomando pela tramoya. Y como les elecciones yá pasaron, y hai matu que revolver con esto de les reacciones a la derrota y al triunfu y los pautos de gobiernu y la música en Pravia, los medios más “sensibles” empiecen a aborrecer el siguimientu d'una revuelta que nun ven traducida en votos nin en cargues policiales.
Ye lo que tien l'afición al teatru clásicu: too tien que tener plantegamientu (15-M), ñudu (20-M) y desenllaz (22-M), a ser posible en dos hores y con cares conocíes ente los actores. Pero en vista de que Willy Toledo da pa lo que da y yá nun queda un solu iconu de la izquierda mundial disponible pa bodes, bautizos y comuniones, al respetable públicu ta dándo-y la impresión de qu'aquello del anonimatu y de lo cívico diba en serio y cada vez son menos los qu'aplauden la función.
Nesto, hai que dicilo, el movimientu 15-M foi honestu: nun pidió'l votu pa naide, declaróse absolutamente al marxe de los partíos, anunció que les movilizaciones nun teníen como horizonte les elecciones del domingu, y avisó de qu'esto diba en serio y pa llargo. Esto último tovía nun podemos verificalo, pero tolo demás sí.
En cualquier casu, el 15-M ye un acontecimientu (cuasi en sentíu heideggerianu) y un fenómenu políticu y sociolóxicu que d'una manera o d'otra ta influyendo y va influir na política española. Como mínimo, representa'l bautismu políticu d'una xeneración, y a naide debiera estraña-y qu'ente los más mozos de los acampaos heba propuestes pueriles, inmadures o utópiques: ¿foi diferente otres veces? ¿O ye que los que salimos de la infancia cuando'l Cojo Manteca andábemos toos colos Grundrisse embaxo'l brazu? Nun ye esi'l recuerdu que yo tengo.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Ente'l dolcu y la media manga

Los llunes post electorales tienen siempre un estrañu tastu a resaca onde nun falten nin siquiera’l remor y el propósitu d’enmienda tan habituales nes resaques ordinaries. Cualquier votante asturianu d’izquierda sabe a qué me refiero, pero probablemente non cualquier llector va saber qué entiendo yo por “votante asturianu d’izquierda”.
Mándome d’esi significante pa referime al votante d’izquierda que considera Asturies como un país coles sos diferencies non sólo llingüístiques y culturales sinón tamién polítiques, una y bones el devenir de la llingua y la cultura asturiana nun ye independiente de cómo se configuren los poderes públicos y siendo, amás, qu’esi devenir vuelve incidir na cosa pública. Sé que ye una frase demasiao llarga, y que más d’ún va refertame que nun diga simplemente “nacionalismu d’izquierda” o “asturianismu d’izquierda”. Pero ye que nun ye lo mesmo, anque por comodidá acabemos, yo’l primeru, emplegando eses dos espresiones. Igual qu’hai nacionalistes que nun son votantes nacionalistes, tamién hai votantes nacionalistes que nun son nacionalistes. Pero esa nun ye agora la cuestión.
Digamos, pa entendenos, qu’un votante asturianu d’izquierda nun va tar dispuestu a apoyar cualquier opción nacionalista y muncho menos va dar l’apoyu a una opción nacionalista de derecha o interclasista. Mesmo si hubiera una opción claramente posicionada y alliniada cola izquierda, esi votante diba fiscalizar y castigar cualquier mínimu desplazamientu del discursu hacia la xenofobia. Tamién diba vese incómodu confiando’l so votu a una candidatura dependiente d'un proyectu común pa tol reinu d’España por muncho que visibilizara un ciertu plumax asturianista. Creo qu’esi votante hipotéticu busca un equilibriu improbable ente la música asturiana y la lletra de la izquierda. Folksinger in fabula.
Yo soi esi votante, y nun cuento ser l’únicu, anque nun soi pa constatar si pertenezo a un colectivu mui grande o mui pequeñu. A la hora de dar el votu, mándome d’una intransixencia que quiciás se fundamente na creyencia de que’l compromisu políticu nun ye sólo nin principalmente votar cada equis años. Soi minoría ente la minoría, pero sopeso esa papeleta como si fuera a decidir el futuru d’un imperiu. Y fáigolo consciente y arguyosu de vivir instaláu na contradicción permanente.
Como’l tiempu tamién pesa, y pa meyor, cuantayá qu’asumí la mio condición de votante d’Izquierda Xunida. Ye asina, y ye dalgo que nun me provoca nin arguyu nin vergüenza. Como nun podía ser d’otra manera, si ye que nun m’espresé mal na homilía precedente, sentíme muncho más cómodu cuando pudi votar a Izquierda Xunida en coalición col Bloque por Asturies. Como tampoco podía ser d’otra manera, acusé recibu de la relaxación cola qu’Izquierda Xunida afrontó estos últimos años la política llingüística, cuantimás cuando foi tan evidente qu’hasta’l so candidatu Jesús Iglesias tuvo la valentía de reconocelo. La marcha de Valledor y la ruptura col Bloque por Asturies paeciéronme, sicasí, indicadores preocupantes, muncho más preocupantes que’l turdeburde medio marcianu col PCA y el PCE. La posibilidá de que Valledor encabezara una candidatura conxunta del Bloque por Asturies y Unidá Nacionalista Asturiana abultábame interesante pero peligrosa. Qu’esa candidatura la encabezara Rafa Palacios decidióme a cambiar la mio intención de votu per primer vegada en más d’una década.
Yá cuando la última campaña electoral fixi pública la mio simpatía por Palacios como cabeza de cartel de la izquierda asturiana. Al marxe d'otres consideraciones que nun tengo por qué compartir nin dexar de compartir, creo que pue ser el rostru y la voz al frente d'un proyectu y d'un equipu. Nun tengo mui claro qu'esistan esi proyectu y esi equipu, pero pagaba la pena esficiase esta vez na candidatura, seique un poco precipitada pero aparentemente honesta, de Bloque por Asturies-UNA, y de pasu tamién, por qué non, canalizar la rocea énte l'entreguismu escesivu d'Izquierda Xunida.
Nun sé cuántos de los votantes, militantes o candidatos de Bloque por Asturies-UNA teníen previsto'l cursu d'acción pa siguir si s'algamaba un diputáu'l 22-M. Personalmente, prefería nun lo pensar. Como nun ye'l casu, prefiero siguir ensin pensalo, pero nun puedo evitar dedica-y un par de segundos y unes llinies: ¿intentaríase un averamientu a Izquierda Xunida, cola autoridá esta vegada de representar dalgo más qu'unes sigles, o volvería a xugase a ser la conciencia infeliz d'Asturies, sólo que con cargu electu? Como digo, nun ye esi'l casu, pero pémeque la cuestión ye importante.
Bloque por Asturies-UNA nun llegó a los 7000 votos, aproximao un 1%, y ye poco lo que consuela recordar agora les variables independientes qu'influyeron, y muncho, nesi resultáu. El tiempu pasa: ¿hai marxe pa invertir otros cuatro años nesi proyectu? Si l'aspiración ye convertise na fuerza hexemónica de la izquierda asturiana, por poco razonable qu'eso seya a la vista de la situación actual, entós sí merez la pena'l gastu. Si la intención ye sumar voluntaes a un proyectu d'izquierda asturiana, compartiendo espaciu con Izquierda Xunida, entós dame que llegó'l momentu de plantegase otres opciones. Eso ye, pamidea, lo que'l votante asturianu d'izquierda tien que tar decidiendo agora, y pa ello ye preciso que'l Bloque por Asturies y UNA seyan bien claros nos sos planes de futuru y nes sos aspiraciones. Pol bien de toos. Depués, yá fairá caún lo que-y dea pola gana.

martes, 24 de mayo de 2011

Antisistema

La victoria n’Asturies del FAC (o de Cascos, que vien a ser lo mesmo) tiennos a munchos col ánimu encoyíu y ensuchu. ¿Por? ¿Nun naguábemos, esos mesmos munchos, por una bona cuelma pal PSOE depués d’estos doce años? ¿Qué esperábemos que viniera a sustituilu? ¿Bloque por Asturies-UNA? ¿Izquierda Xunida? ¿Pocoyó? Yera evidente’l color ideolóxicu que diba vistir esti país depués de la derrota del PSOE, y la única sorpresa pue ser que, envede’l PP (lo esperable, pola deriva electoral española), seya Cascos el que garre’l virreinatu. Esi ye’l nuesu fechu diferencial, y nun hai que lu inorar allegremente.
Cascos, como iconu, ye un personax clásicu y reconocible. Nacíu en Madrid de familia asturiana, factótum de la nueva derecha española, ex diputáu y ex ministru, relativamente inclináu a esibir la so condición d’asturianu como si se tratara d’un títulu nobiliariu: con eses credenciales, la figura que más se-y paez de tola nuesa historia política ye Alejandro Pidal y Mon, ministru de fomentu de cuando la Restauración (la primera). Pero la so proyección mediática entemez elementos que proceden de Pelayu, Xovellanos y Vázquez de Mella (como tamién d'otros non asturianos, lléase Manuel Fraga), colo que ye fácil que caún tienda a ver na so imaxe una sola faceta, más o menos resultona o apavoriante, en llugar del conxuntu.
¿Cuál de los munchos Cascos ye’l real? Siguiendo’l motto aristotélicu, el carácter resuélvese nes acciones, y a les acciones pasaes hai que se remitir (y hai pa tirar d'hemeroteca hasta perder el sentíu), pero tamién, y sobre too, a les futures, una y bones nunca nun lu vimos representar el papel de presidente. Entrín que lu representa y que non, va haber que reparar na so condición de recipiente. De recipiente de votos y aspiraciones, ello ye: Cascos como emblema d’un colectivu.
¿Quién ye’l votante del FAC? ¿Podemos presuponer que tamos énte un electoráu de clase, o trátase d’un votu interclasista? ¿Rural o urbanu? ¿Masculín o femenín? ¿Qué pesu tien, nesi electoráu, el sector asturianista? ¿Y el sector españolista? ¿Cuántos de los sos votantes son ex votantes del PSOE? La dificultá de resolver toes estes cuestiones beneficia a la figura de Cascos como iconu del común. Pero, como lo que ye del común nun ye de nengún, cuesta facese una idea d’en qué fase nos atopamos y de qué tipu de xestión de la cosa pública vamos tener pa los próximos cuatro años.
¿Va haber pautu a la navarra, FAC-PP? ¿O a la cántabra, FAC-PSOE? ¿O a la vasca, PSOE-PP? El pautu, seya'l que seya, ¿va ser un pautu de gobiernu, o un pautu de non agresión que dexe a Cascos (o al que seya) desenvolvese en minoría? La solución va conocese en nun tardando. Mentanto, pue aventurase que la decisión va responder non sólo a los intereses materiales de los implicaos (que son munchos, tanto los implicaos como los intereses) sinón tamién a la llectura que dende'l FAC se faiga del resultáu electoral.
Dos llectures posibles: o'l FAC entiende que los resultaos n'Asturies son una forma peculiar pero non diferencial de lo qu'ocurrió'l 22-M en toa España, o entiende que lo d'equí ye otra cosa y qu'alredor de Cascos movilizóse una bona cantidá de votu antisistema.
Lo d'antisistema va en serio. El sistema de repartu del poder n'Asturies, desque s'abrieron los cielos y llovió transición, da pie a pensar (nun soi l'únicu, nin muncho menos el primeru, que lo piensa) qu'equí hai un consensu ocultu o tácitu ente los dos grandes partíos, que'l PP nun gana porque nun quier gobernar, o que (soi más partidariu d'esta última manera d'espresalo) los grupos de presión más proclives a apoyar a la derecha tán más que cómodos con un gobiernu del PSOE. L'esperimentu de 1995-1999 (gobiernu de Sergio Marqués, propiciáu pola crisis interna de la FSA tres de la dimisión de Rodríguez Vigil) punxo de manifiestu que n'Asturies nun hai un proyectu a la derecha del PSOE que permita sumar voluntaes ensin fricción colos intereses de los grandes grupos de presión. Nun toi en condiciones d'afirmar qu'esi panorama tenga cambiao estos últimos años, pero'l regresu de Cascos da pie a pensar que sí. En cualquier casu, tanto si esi regresu supón la consumación d'un procesu d'alternancia real, como si se trata d'una aventura solitaria, les fuerces que se movilicen alredor de Cascos tienen vida propia. Esto nun ye más qu'una impresión mía, pero dame que'l FAC collechó un importante respaldu de votantes tradicionalmente socialistes, especialmente en Xixón (nes demás ciudaes nútrese aritméticamente de lo que pierde'l PP, mientres qu'Izquierda Xunida gana lo que pierde'l PSOE). Nun ye inesplicable, pero ye traumático, y tien muncho de broma pesada. Paez que se mezcló la política cola diurética, pero nun debiera cayenos embaxo que los más ablayaos por esti votu antisistema somos precisamente los que menos-y debemos al sistema.

jueves, 19 de mayo de 2011

De bongos y gafapastas

Esti día, falando de les acciones del movimientu 15-M, un amigu míu (una de les poques persones que conozo capaces de pronunciar “tetrástrofo monorrimo” ensin trabucase) fixo’l siguiente comentariu: “Vilo en televisión. Había munchos bongos. Nun acabo d’entender la relación ente manifestaciones y percusión”. El xuiciu estéticu anticipa’l discurrir políticu sobre esta spanish revolution que, ente otres consecuencies inmediates, arreya la de sublimar los acentos identitarios ensin necesidá de qu’intervenga’l fiscal del Estáu. La proliferación de perendengues, bongos, rastas y tol restu de la impedimenta perroflautil ente los acampaos nes places españoles, ye fácil que nos mueva a interpretaciones precipitaes (aclaro que nun ye’l casu del mio amigu, que sólo comparez equí en calidá de recursu retóricu). Ente elles, interpretaciones como les que gasten Esperanza Aguirre y el TDT Party, emperraos en convertir el movimientu ciudadanu nuna comedia titulada ¿Ónde ta Willy (Toledo)?, a ver si asina, a fuerza de frivolizar, los ánimos apanden y los perroflautistes vuelven pa casa, o pal metro (si lu hubiere). El panorama, nostante, nun ye tan uniforme, y ye por ello que les posiciones énte lo que tal paez una revuelta en toa regla van variando conforme pasen les hores. La impugnación del bipartidismu fai difícil que tanto’l PP como’l PSOE (como CiU en Catalunya) puedan sacar tayada d’estes acciones. Les reacciones de los sos dirixentes, en cuenta de mancar, contribúin a fortalecer les protestes, y si a ello-y sumamos l’aportación necesariamente imbécil de les xuntes electorales prohibiendo les concentraciones ciudadanes, el feliz resultáu ye que’l movimientu 15-M viense arriba.
Efectivamente, un acontecimientu social como esti mueve, de mano, a la confusión y a la perplexidá de parte de la sociedá civil, que, o bien se dexar conducir de la mano de los media, o bien echa mano de terminoloxía vieyo pa categorizar un fenómenu relativamente nuevu. Hai postures ecuánimes y análisis axeitaos que merez la pena conocer, y en tou casu les protestes continúen y, con elles, los debates. Les coses nun tán tan quietes como pa que podamos retratales perfectamente enfocaes, anque tampoco se mueven a tanta velocidá como pa declaranos incapaces de reconocer tendencies, afinidaes, causes, motivos y posibilidaes. La multitú como espaciu de lo posible tien una dimensión temporal que se resiste a les taxonomíes.
Otra manera, nin se nos escapa la inestabilidá de les protestes nin podemos deducir d’esa inestabilidá una refutación en bloque. Ye verdá: ciertu elitismu intelectual, mui común ente dellos sectores de la izquierda, ponse blancu al descubrir ente los manifestantes (o ente los sos avatares nes redes sociales) a bona parte de la cla gafapastil que na vida s’interesó pola política pero que ve mui guai twittear dende’l focu de la noticia y participar d’un momentu históricu. Y tamién ye verdá que pa la izquierda real (minoritaria, pero real), amás d’inxusto, resulta un poco aforfugante comprobar cómo bona parte de los manifestantes, tanto del sector gafapasta como del sector bongos, nun tien la menor idea de lo que se cuez nel espectru políticu al marxe del bipartidismu xustamente impugnáu. Pero incluso esi diletantismu ye prometedor y, en cualquier casu, el pedigrí siempres será contrarrevolucionariu.

martes, 3 de mayo de 2011

La doble vara de midir (y de dimir)

El mesmu gobiernu que promueve y aplaude la illegalización de Bildu, felicita a los asesinos de Bin Laden.
Nun sé por qué nin siquiera me choca.