martes, 27 de octubre de 2009

Un camín llargu y revesosu

El camín a Etiopía ye llargu, y revesosu, y ta llenu d’escayos. Güei ye un día d’esos en que, amás, esi camín garra un siniestru tonu de profecía leninista: un pasu p’alantre, dos pasos p’atrás. Cuanto más cerca’l final, más lloñe paez.
Asina ye: nada va mal, pero too podía dir, tenía que dir, muncho meyor. Y por embargu, anque güei nun toque, hai cantar pa compartir. Esti ye'l momentu d'agradecer la paciencia y l'enfotu de tantos amigos que, d'una manera o d'otra, tán faciendo más llevaderu esti tiempu d’espera qu’alcuando abulta inacabable. Tou esi apoyu, tou esi ánimu, tou esi interés desinteresáu, ¿cómo se paga? Nun sé la respuesta. Pero tampoco nun sé que díbemos facer ensin ellos.
Gracies. Yá queda menos.

3 comentarios:

Roberto dijo...

si nun tamos pa sofitar, ¿pa qué tamos?... animu

Patricia dijo...

Joooo!! ¿Paso para atrás? ¿Entonces?
Llegará el día de la salida; vamos, el de la meta. Seguro!!!
Un abrazote para cada uno

Anónimo dijo...

En algún aeropuerto, entre las alas de cualquier avión, en algún minuto perdido entre los minutos, nos espera un nuevo viaje que ponga fin a este de preparación que, ciertamente, se empieza a hacer cansino. ¡Vale ya de grijos!
Abrazos.
Eloy