lunes, 19 de octubre de 2009

Collecha anticipada

Una selmana sintiendo’l debú en solitario de Fran Gayo, Las próximas cosechas: un discu que ta empezando a formar parte de la banda sonora d’esta cotidianidá mía en tiempos d’espera y hostilidá metafísica. Ye por esto último que nun descarto una afinidá circunstancial, pero hai dalgo más: un puñáu de cantares bien construíos, escritos n’estáu de gracia, interpretaos con brillantez y midida.
Fran Gayo foi, estos últimos años, la metá de Mus, un grupu que nunca me gustó, qu’incluso llegó a xenerame ciertu rechazu magar de les munches virtúes que dellos de los mios allegaos queríen ve-y. Ello nun quier dicir que me suponga una sorpresa la reinvención del autor en Las próximas cosechas: d’él conocía una intermitente anque prometedora obra poética qu’equí pasa al formatu canción con toa naturalidá, d’ehí que m’abulte normal lo que nun paez tal: l'altor poéticu de les lletres d’esti discu.
Son canciones que daquién calificará d’intimistes, cosa que yo nun voi facer. En cualquier casu, si hai intimidá nesti álbum, ye (como suel pasar) una intimidá compartida, les más de les veces con otra persona que se supón destinataria de los versos, en dalguna otra ocasión con una difusa colectividá qu’almite’l tratamientu cercanu, cuasi familiar, de la primer persona del plural que ye’l suxetu de bien de canciones. Hai, siacasu, una escenografía serondiega, otoñal, que dacuando devién ivernal y a la que contribúi una voz pensada pa un espaciu próximu, ensin ecos, tal que s’abellugara en cierta vecindá opaca, diría ún que confesional. Nun hai que señalar altibaxos de calidá, nin tampoco en cuanto a la secuenciación de los temes (una secuenciación, a lo que paez, mui pensada y mui bien pensada). Sólo por mor de les afinidaes que mencionaba enantes, na mio elección personal diba destacar “En la siesta clara”, “En las copas de los árboles”, “Romanza”, “El invierno será bueno (o no será)” y, claro ta, l’evidente single del álbum: “Economía de guerra”.

1 comentario:

O Garcia do Outeiro dijo...

Um prazer coma sempre ler-te na nossa língua irmá. Umha aperta desde a Galiza